¿POR QUÉ SON IMPORTANTES LOS PRIMEROS AÑOS?

 

                                                    NUESTROS PRINCIPIOS

Durante la primera infancia (0-6 años) se desarrolla el 80% del cerebro. Es en estos primeros años donde los niños “aprenden a aprender” y desarrollan las habilidades sociales, emocionales, cognitivas y motoras, que serán la base de toda una vida.

Los niños y niñas que no están expuestos a experiencias estimulantes en sus primeros años por ejemplo:

  • Están 25% más propensos a abandonar la escuela.
  • Tienen 40% más probabilidades de convertirse en padres adolescentes.
  • Tienen 60% menos probabilidades de asistir a la Universidad

HIPOCAMPUS, TU MEJOR ALIADO EN EL PROCESO DESARROLLO DE TU PEQUEÑO

 

 

ÁREAS DE DESARROLLO

El objetivo del programa es crear un ambiente centrado en el niño en el que se faciliten experiencias de
aprendizaje enfocadas a equiparlo con las habilidades evolutivas acorde a su edad que serán necesarias en la
educación primaria
así como promover el desarrollo integral en las áreas de:

  • Lenguaje
  • Pensamiento Matemático
  • Ciencias
  • Desarrollo Sensorial y Físico
  • Desarrollo Socio-Afectivo
  • Desarrollo Creativo

 


LA SEGURIDAD Y El AMBIENTE

En Hipocampus el ambiente está cuidadosamente diseñado para apoyar las metas, los objetivos y el programa. El ambiente se prepara diariamente antes de la llegada de los niños con los siguientes objetivos:

  • Responda a sus necesidades e intereses
  • Facilite el orden y la seguridad
  • Favorezca el respeto entre todas las personas
  • Permita libertad de acción y movimiento

En el ambiente hay materiales de todas las áreas de conocimiento para favorecer el desarrollo integral de niños y niñas y se encuentra dispuesto de forma que cada niño elija libremente su actividad, respetando el ritmo individual y dando oportunidad de repetir el ejercicio cuantas veces lo deseen.  Todo se encuentra acomodado al alcance de la vista y de la mano de los niños. 


EL PAPEL DE LA EDUCADORA

  • Prepara el ambiente: Planea actividades, elabora y cuida los materiales, mantiene el salón atractivo, ordenado y limpio.  
  • Crea situaciones de aprendizaje: Aprovecha las situaciones cotidianas para el desarrollo de los niños en todos los aspectos de su persona; los ayuda en cada oportunidad a reflexionar y aprender.
  • Observa: Esta atenta a las conductas de cada uno de los niños, deduce sus necesidades y responde a ellas.
  • Está presente: Está cerca de los niños mostrando afecto e interés, al tiempo que respeta su autonomía. 
  • Estimula: Anima a los niños a trabajar, a desarrollar sus aptitudes y vencer sus dificultades.
  • Cuestiona: Pregunta acerca de lo que los niños hacen o dicen para ayudarlos a reflexionar, a buscar sus propias conclusiones, a acceder a un nivel más alto de conocimiento y madurez

NUESTROS FUNDAMENTOS

Montessori:

Hemos tomado del Sistema Montessori la idea del ambiente preparado. Esto significa un ambiente en donde todo está pensado para la actividad libre del niño. De esta manera, no se requiere una maestra que “enseñe” sino una que “guíe”, ya que naturalmente los niños tienen interés y disposición para explorar el medio y descubrir los principios; es decir, aprender. 

Es por ello que en nuestros salones tenemos una gran variedad de materiales colocados al alcance de la vista y de la mano de los niños. Cada material ha sido cuidadosamente diseñado y elaborado de forma que, al manipularlo, el niño pueda establecer comparaciones que llevan a la formación de conceptos, partiendo del nivel sensorial. En este ambiente preparado favorecemos la libre elección del material y respetamos el ritmo de desarrollo de cada niño.

 

Constructivismo:

Esta corriente de pensamiento postula que el conocimiento es una construcción individual. No depende de capacidades innatas, sino de la interacción del sujeto con el medio; es decir, el conocimiento se logra por la experiencia, por la actuación sobre la realidad, experimentando con situaciones y objetos. Por tanto, cada ser humano crea y construye activamente su propio pensamiento. El conocimiento que una persona puede lograr está directamente relacionado con sus conocimientos o experiencias anteriores. 

En el trabajo con los niños este enfoque nos lleva a poner al alcance del niño materiales y actividades diversas que le permitan explorar y descubrir por sí mismo, a diseñar actividades en las que tenga que solucionar problemas para posteriormente, en interacción con sus compañeros y facilitadoras, contrastar sus ideas con las de otras personas.
 

Teoría del apego:

El ser humano nace con un sistema que lo induce a buscar la proximidad con sus cuidadores (generalmente los padres) para obtener protección y seguridad. Cuando el niño se siente seguro se activa la conducta de exploración que le permite alejarse de sus cuidadores para experimentar, observar y aprender de los estímulos que su ambiente le presenta. Cuando advierte una amenaza (ruido, persona extraña, ausencia de su cuidador u otra amenaza), se desactiva la conducta de exploración y se activa la de apego. En ese momento, el niño busca una figura de apego para recibir protección y contención emocional.

En el contexto del Centro de Aprendizaje esto tiene una implicación muy importante: cuando un niño llega es común que se sienta ansioso por separarse de sus padres. Posiblemente le tome varios días depositar su confianza en la educadora como sustituta de los cuidados parentales. Incluso cuando ha estado en el Centro varios meses y conoce bien a su educadora, puede haber momentos en que muestre resistencia a separarse de su madre. En ese caso, es fundamental comprender lo que está sintiendo, hacérselo saber y darle contención. Mientras la conducta de apego esté activa, él no podrá ir a jugar o explorar. La cercanía con la educadora le permitirá calmarse (regular su estado emocional).